epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

19 de enero de 2011

Rebelión laboral



Cuando uno se gana la vida escribiendo comerciales de productos que la gente no necesita, con frecuencia es tentador (y muy ingenuo) pensar que se puede hacer algo creativo y entretenido para el público, y de paso tener algo interesante que poner en el currículum.
Entonces uno a veces no puede evitar emocionarse con una idea y ponerse a trabajar en campañas que el 100% de las veces son rechazadas por el cliente y sustituidas con un actor en decadencia hablando a cámara y diciendo que el producto es maravilloso.

Cuando esto sucede (y sucede con una frecuencia que da miedo), todo el trabajo y tiempo invertido en planeación y ejecución de la campaña (entiéndase anuncios de TV, radio, posters, flyers, carteleras, dípticos, espectaculares, redes sociales y promociones), se va derechito al caño.

Harto de esta situación, decidí tomarlo con buen humor imprimiendo estos maravillosos letreros:


Si usted también trabaja en una agencia de publicidad ¿qué espera para pedir el suyo?

2 comentarios:

  1. como ni siquiera tengo trabajo pagable lamento no poder solicitartelo, así que aunque es un excelente comercial tendrá que irse al caño de nuevo xD

    te quiero, y estoy esperando razón eh? no te olvides

    ResponderEliminar
  2. Anónimo04:53

    lo veo muy blanco el caño, sera que tiene buen desagote!
    abrazos

    ResponderEliminar