epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

29 de julio de 2010

Cancer on ice



Células cancerígenas que han estado contigo desde que naciste.
Que se mecieron contigo en los columpios y te ayudaron a mantener la erección cuando tenías 14 años y tu prima de Canadá te llevó a la azotea de la casa de tus abuelos y te bajó los pantalones.

Células que un día se aburren de ti y te revientan el páncreas.

Visitas perfiles de Facebook de personas que han muerto y algo se te desbarata en el estómago.
Piensas en el cáncer como en una tarántula o un calamar.
Lo imaginas como un director de cine al que se le acaba el dinero y termina abruptamente la película en la que eras el actor principal.
Piensas que el tuyo es un final barato.

Se te cae el cabello y tus amigos tratan de animarte diciendo que ahora el gobierno te deja fumar marihuana.
Vomitas sobre tu ropa en las mañanas y te ves a ti mismo en un videojuego en que el contador de Continue desciende mientras el jugador se levanta a servirse refresco.

3 comentarios:

  1. Es asi troesma, comenzamos a morir en el mismo instante en que nacemos

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo imaginas como un director de cine al que se le acaba el dinero y termina abruptamente la película en la que eras el actor principal.
    Piensas que el tuyo es un final barato con demasiadas lágrimas y poco argumento, un final de telenovela o de la rosa de guadalupe, un final tan ridículo que sería mejor que se fuera la luz.

    ResponderEliminar
  3. Con cancer o sin cancer, nuestra mortalidad sigue siendo un problema del que se habla mal y se habla poco. Y si toda pretensión de inmortalidad está en el videojuego o en la pelicula, tenemos la cancha inclinada.

    Saludos desde la Suite (Pronto reabrire la Olla)

    ResponderEliminar