epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

17 de marzo de 2011

Despertar 38


Saludos, lobotomizados del Sector 7-G.
A continuación una lista de excusas por no haber posteado en 14 días:

-Estuve trabajando en mi novela.
-Estuve reenviando cadenas de gatitos en adopción.
-Tuve que escribir varios textos para la revista Magazine 97 (próximamente les contaré más). :D
-Fui a probar suerte a los United.
-Los United vinieron a probar suerte conmigo.
-Estuve trabajando hombro con hombro junto a mis hermanos los KFGC en un proyecto que me tiene muy emocionado.
-Creí que mi verdadera vocación en esta vida era jugar con el iPhone hasta que el DIF intentó quitarme la custodia de mi hija.
-Me hice un tatuaje. :D

Ahora sí, el post:

Z despierta a las 6:45 de la mañana y abre una llave en el lavabo.
Deja correr el agua mientras se prepara una taza de café, después regresa al baño y mete una mano debajo del chorro sólo para comprobar que el agua sigue helada.
Z cierra la llave, vuelve a la cama y cierra los ojos durante 28 minutos.

Z despierta y abre una llave en el lavabo.
Deja correr el agua mientras revisa su correo, después regresa al baño y mete una mano debajo del chorro sólo para comprobar que el agua sigue helada.
Z cierra la llave, sube a la azotea y revisa el boiler. En realidad no tiene idea de qué hacer pero pone cara de que entiende lo que pasa.
Golpea suavemente la lámina exterior y no sucede nada.
No puede encenderlo con cerillos porque el calentador es eléctrico.
Trata de hacerlo funcionar durante 137 minutos. Al final no lo consigue y llega a tarde a trabajar.

El plomero cobra 600 pesos por abrir un poco más la llave del gas.
Z los paga a regañadientes y se da un regaderazo largo con agua muy caliente. Después de un rato cierra los ojos y se convence de que valió la pena pagarle al plomero.

Z despierta a las 6:45 de la mañana y abre una llave en el lavabo.
Deja correr el agua mientras se prepara una taza de café, después regresa al baño y mete una mano debajo del chorro sólo para comprobar que el agua sigue helada.

[para la maestra de español]

3 comentarios:

  1. Como siempre, un relato grandioso donde los haya.
    No hace falta que te excuses por no postear, aunque lo de que estás escribiendo una novela me ha llamado la atención, a ver si nos cuentas algo más de ella (si no es mucha molestia, claro)

    ResponderEliminar
  2. A veces te has tardado más sin escribir.

    Mendigo plomero.

    Buen post.

    ResponderEliminar
  3. :D

    me emociono me emociono, gracias

    P. de V.: tattoos

    ResponderEliminar