epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

2 de septiembre de 2010

Empleado del mes: Peter Sutcliffe

Nombre: Peter William Sutcliffe.
Alias: The Yorkshire Ripper. (El destripador de Yorkshire).
Fecha de nacimiento: 2 de junio de 1946
Lugar de origen: Bingley, Yorkshire, Inglaterra.
C.I: Desconocido.
Cómplices: Ninguno.
Categoría: Asesino serial.
Captura: El 2 de enero de 1981, Sutcliffe se dirigió la zona roja de Sheffield con el propósito de asesinar una prostituta de la localidad. Recogió a Olivia Reivers y se dejó conducir por ella a una parte poco transitada a un lado del camino en la avenida Melbourne.
Los oficiales Robert Ring y Robert Hydes patrullaban la avenida cuando vieron el Rover color café de Sutcliffe y bajaron de su patrulla a investigar. Sutcliffe dijo que su nombre era Peter Williams y Olivia dijo ser su novia pero el oficial Ring la reconoció como una prostituta acusada previamente, y la hizo entrar en la patrulla. Sutcliffe dijo a los oficiales que necesitaba orinar y lo dejaron ir hacia un tanque que se ubicaba cerca y ahí escondió sus armas. Mientras tanto los policías solicitaron a la central que se verificaran el número de las placas del Rover de Sutcliffe y estas aparecieron correspondientes a un vehículo Skoda.
Al ser confrontado a este hecho, Sutcliffe admitió haber robado las placas en un depósito de autos usados y confesó haber mentido acerca de su verdadero nombre porque no deseaba que su esposa se enterara de que frecuentaba prostitutas.
Él y Olivia fueron detenidos y puestos en celdas separadas. La esposa de Sutcliffe fue notificada de que éste no llegaría a casa esa noche.
Como el robo de las placas de auto correspondía a otra jurisdicción al día siguiente un oficial trasladaría a Sutcliffe a la estación de policía de Dewsbury. Ya en la celda, Sutcliffe se deshizo de otra navaja escondiéndola en el depósito de agua del baño. A las nueve de la mañana del día siguiente, Sutcliffe era interrogado en relación al robo de las placas.
Los oficiales notaron que las señas particulares del detenido coincidían con las reportadas en el caso del destripador.
Los oficiales notaron que Sutcliffe tenía los dientes incisivos separados, este detalle era conocido en la investigación del destripador como una seña particular.
Mientras era observado cuidadosamente Sutcliffe platicaba con los oficiales de su trabajo como camionero y de como había viajado de aquí y allá incluyendo áreas donde el destripador había atacado. A pesar de que su actual Rover no estaba listado como sospechoso, Sutcliffe cometió el error de mencionar su viejo Corsica color blanco con techo negro.
Las directivas establecidas para la captura del destripador incluían la obligación de reportar a la fuerza de tarea encargada del caso cualquier incidente sospechoso que involucrara prostitutas y conductores. Y así se hizo en este caso. Oficiales encargados de la investigación pronto se presentaron en Dewsbury para interrogar con más calma a Sutcliffe. Sin embargo cuando el oficial Ring regresó al día siguiente para trabajar su turno nocturno y fue informado de que Sutcliffe aún continuaba detenido y que detectives adscritos al caso del destripador lo vigilaban, adoptó una decisión que resultaría crucial para resolver el caso. Cuando detuvieron a Sutcliffe y este pidió permiso para ir al baño recordó haber escuchado un sonido. Se trasladó y descubrió un martillo y un cuchillo.
Los principales detectives del caso fueron informados de que había indicios de la captura del destripador de Yorkshire. Éstos comenzaron por recolectar evidencia forense directamente del hogar de Sutcliffe. A las 9.30 a.m. del domingo 4 de enero, los oficiales y recolectaron martillos, navajas y cuchillos, y condujeron a Sonia a los cuarteles de Bradford donde fue sometida a un interrogatorio de 13 horas seguidas. Un ejército de oficiales comenzó a recolectar toda la información posible acerca de los movimientos de Peter durante los 5 años anteriores. Entrevistaron a compañeros de trabajo, antiguos empleadores y vecinos.
La evidencia mas contundente fue aportada por Sonia que declaró que Sutcliffe había llegado como a las 10 pm. el día del ataque de Theresa Sykes, mientras que él decía haber llegado a las 8 pm. Esta discrepancia de dos horas derrumbó la coartada de Sutcliffe.
El domingo por la mañana Sutcliffe comenzó a perder la calma. Para ese entonces la policía ya estaba segura de tener al hombre correcto en sus manos. Poco antes de las 3 de la tarde, Sutcliffe fue informado sobre el hallazgo del martillo y admitió ser el destripador de Yorkshire. Luego siguieron mas de 20 horas de confesiones. Después de terminar, pidió una cosa al detective Oldfield: ser él mismo quien informara de todo a su esposa Sonia. Una vez registrada la confesión de Sutcliffe la policía convocó a una conferencia de prensa a la que asistieron más de 80 reporteros y la noticia acerca de la captura del destripador de Yorkshire fue comunicada a los medios.
Sentencia: En la tarde del 22 de mayo de 1981, Sutcliffe fue encontrado culpable de 13 homicidios y 7 intentos de asesinato y fue condenado a cadena perpetua con la recomendación de que cumpliera por lo menos 30 años. Sutcliffe fue encarcelado en el ala psiquiátrica de la prisión especial de seguridad de Parkhurst, en la Isla de Wight.
Durante su estancia, fue atacado por otro recluso. Tres años más tarde, fue trasladado a Broadmoor y fue recluido en el ala 1 de Somerset House, una institución para enfermos mentales, donde actualmente cumple condena.
Víctimas confirmadas: 13.
Perversión sexual: Misoginia y sadismo.
Trauma infantil: Ninguno conocido, aunque se sabe que Sutcliffe era un niño taciturno y que solía ser el blanco de las burlas de sus compañeros de escuela.
Estereotipo de víctimas: Prostitutas y mujeres en general.
Método: Sutcliffe golpeaba a sus víctimas en la cabeza con un martillo y después las apuñalaba hasta descuartizarlas.
Trastornos mentales: Esquizofrenia paranoide.
Tiempo de actividad: 5 años.
Área de actividad: Yorkshire, Inglaterra.
Profesión legal: Chofer.
Crimen más atroz: Golpear a una de sus víctimas en la cabeza con un martillo, violarla mientras agonizaba, y después apuñalarla durante media hora.
Cita: In this truck is a man whose latent genius if unleashed would rock the nation, whose dynamic energy would overpower those around him. Better let him sleep? (En este camión hay un hombre cuyo genio latente, si se desata, golpeará a la nación, cuya dinámica energía dominará a los que le rodean. ¿Será mejor dejarlo dormir?) Nota encontrada en uno de los vehículos de Sutcliffe.
Fuentes:
  • http://www.asesinatoserial.net/sutcliffe_victimas.htm
  • http://en.wikipedia.org/wiki/Peter_Sutcliffe
  • http://www.escalofrio.com/n/Asesinos/Peter_Sutcliffe

1 comentario:

  1. Con estas historias para qué quiero ver los capítulos de Mentes Criminales... bueno, los veo sólo por el agente Spencer Reid :P

    P. de V.: night-walker

    ResponderEliminar