epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

3 de febrero de 2010

Despertar 28




Z despierta con la campana del camión de la basura. Agarra algunas monedas y todavía medio dormido baja la escalera de caracol con dos bolsas negras.
Mientras camina hacia el camión, siente algo húmedo en el tobillo; una de las bolsas está rasgada y un liquido pestilente escurre sobre su pierna.
Mienta madres en silencio y se apresura a dejar la basura en el camión para volver a casa y meterse a la regadera lo antes posible.
Mientras camina de regreso, se da cuenta de que no trae sus llaves, y mientras las busca se da cuenta de que tampoco trae cartera ni celular.
El olor que despiden sus pantalones se le mete en la nariz por momentos y le provoca nauseas.

Después de 15 minutos de empujar la puerta con el cuerpo para ver si abre mágicamente y de revisarse los bolsillos una y otra vez por si las llaves deciden materializarse, Z se recarga en la pared y se escurre hasta quedar sentado en el piso. Junto a su pie izquierdo mira brillar una moneda de diez centavos. La recoge y no puede evitar pensar que es su día de suerte.

4 comentarios:

  1. Muy gracioso el párrafo, y tan real como la vida misma, aunque yo creo que más que pensar que es nuuestro día de suerte, pensamos "coño, después de todo algo bueno tenía que pasar"

    ResponderEliminar
  2. Anónimo18:33

    Slayer, todo hay que explicarte hermano!, si el maestro pone dia de suerte no se discute, si no donde esta la ironía! cache en dié!

    Horacio

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:47

    Una de cal una de arena, Amigo : la advertencia que pusiste a cerca de lo que puede producir el blog me parece espantosa!

    Horacio

    ResponderEliminar
  4. No, a ver, yo no lo digo refiriéndome al relato, sino lo que pensaríamos nosotros si esto nos pasara en la vida real. Veo perfectamente que puesto de la otra manera se mataría toda la ironía, pero, eso, que SI NOS PASARA EN LA VIDA REAL, pensaríamos más bien lo otro.

    ResponderEliminar