epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

6 de enero de 2010

Despertar 20




Z despierta con la tranquilidad de quien tiene dinero en el banco. Hace años que no puede ahorrar, pero ahora, ha heredado una cantidad decente y eso lo tranquiliza. Hace planes para el futuro.
Mientras prepara café, piensa en guardar la mitad de su sueldo de ahora en adelante para añadirlo a lo que ya tiene, piensa en la universidad de su hija, en un crédito inmobiliario, en un seguro dental. Hace cálculos sobre lo que tendrá en un año y en dos y en cinco.
Revisa las tasas de interés en Internet y pone cara de que entiende lo que está viendo.
Planea ir a varios bancos a averiguar que tipo de cuenta le conviene. Recorta sus gastos mentalmente para poder ahorrar más.
Después sale a la calle a buscar a algún vendedor de habichuelas mágicas.

3 comentarios:

  1. me gustaría que invirtieras...

    me gustaría ahorrar, y de verdad ganar algo.

    me encanta gastar, libros, discos, cafés, comidas ricas aunque sea en lugares pobres, pero también en lugares caros, ropa, viajar de mochilazo estaría bien, pero también con algo de lujo.

    La juventud es cara, pero tener un vejez sin recuerdos es una avaricia pura.

    La universidad de tu hija es excelente...

    si busca las habichuelas mágicas y se las encuentras dame al menos una si?

    ResponderEliminar
  2. corrección:

    sí, busca las habichuelas mágicas y si las encuentras al menos dame una si?

    ResponderEliminar
  3. Hey, lo logré.
    Te dije que HOY (que ya es mañana) lo terminaría de leer.
    Me niego a que la serie termine aquí.
    :)
    Sigo siendo tu fanssss!!!
    Jaja.
    Abrazo!

    ResponderEliminar