epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

14 de diciembre de 2009

Despertar 6






Z despierta y no abre los ojos. A su lado intuye una respiración. Siente unos labios que se posan en su frente, siente como el cuerpo que descansa junto al suyo se levanta. Escucha agua correr en el fregadero y la cafetera eléctrica al encenderse.
Escucha platos y cubiertos, abrir de puertas de refrigerador y alacena, una cortina al ser descorrida.
La visión bajo sus párpados pasa de negro a rojo.
El olor a comida llega hasta su cuerpo inmóvil en la cama. Piensa en las caricaturas que veía de niño, donde los aromas tomaban forma de manos de mujer que seducían a los personajes y los llevaban flotando hacia una trampa
Z sabe que al abrir los ojos, verá a una mujer preparando el desayuno, vestida únicamente con la playera de Metallica que él traía puesta la noche anterior.
No se siente con fuerzas para enfrentar esa escena e intenta volver a dormir.

6 comentarios:

  1. Anónimo12:10

    Me da gusto ver que escribes más, evitas berrinces, me da gusto también ver que puede que ya tengas una figura de autoridad como le dices tú a quien te prepara el desayuno y me da gusto saber que te sientes mejor, que bueno que seguiste los consejos de tu médico, te mando un beso.
    L.A.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo13:52

    No sé de que autoridad estén hablando los ángeles, pero cuando lo leí, imaginé vívidamente a un hombre que amaneció junto a una mujer que no le gusta pero de esas cariñosas y que se toman la libertad de usar su cocina y hacer el desayuno. No imagino ninguna otra razón para tener el suficiente asco de no querer abrir los ojos!!! Soy fan pero no sé si haya entendido bien.
    Atte. GuaRaNaNü

    ResponderEliminar
  3. Anónimo18:53

    me gusta Z

    ResponderEliminar
  4. Angie01:01

    Es como que el resultado de una noche de alcohol y sexo...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo05:36

    que simple y que bonito escribes

    ResponderEliminar