epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

2 de febrero de 2012

Despertar 39. Edición especial



Z despierta a la 1:17 de la mañana. Adormilado busca a tientas el control de la televisión. La enciende y vuelve a quedarse dormido casi al instante. La mujer a su lado se cubre la cabeza con la almohada y después de 15 minutos. Apaga la televisión y tarda otros 20 en volver a dormirse.

Z despierta a las 2:52 de la mañana y busca a tientas el control remoto. Enciende la televisión y se queda dormido 23 segundos después. La mujer a su lado despierta con ruidos de disparos y explosiones que salen de las bocinas. Se encoge dentro de las cobijas y trata de recuperar el sueño. Finalmente se levanta y apaga de nuevo el aparato.

Z despierta a las 4:14 de la mañana, Enciende un cigarro que deja consumir en el cenicero, prende la televisión y vuelve a quedarse dormido. La mujer a su lado despierta unos minutos después y se queda viendo a los soldados que se mueven por la pantalla disparándose unos a otros. Renuncia a la idea de volver a dormirse y espera sin prestar atención a la película a que amanezca.

Z despierta a las 7:36 de la mañana. Mira a la mujer a su lado, la abraza y sonríe. –¿Dormiste bien? –pregunta.

[para Bren]

3 comentarios:

  1. Simplemente glorioso.

    Y un auténtico placer ver una nueva entrada en el blog, especialmente un "despertar"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te dió un puñetazo verdad? te lo merecías ;)

      ya extrañaba leer aquí

      Eliminar
  2. No sé qué tiene usted, que cuando lo leo sonrío.
    Me gusta mucho su manera de escribir, ya se lo había comentado y se lo repito hoy.

    ResponderEliminar