epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

30 de julio de 2011

Splitting the atom



Un bebé nace y multiplica los dientes,

afila los dedos para señalar

anida en la garganta sin saberlo

el germen de la asfixia,

el ruido de turbinas que rasguñarán el aire.


Se traspapela con otros iguales,

que fuman y dividen el átomo.


Camina sin red por cuerdas de equilibrista

mientras el mundo espera a que caiga

para poder aplaudirle.

3 comentarios:

  1. ¡¡¡¡¡cuñaaaaa cuñaaaaa cuñaaaaa!!!!!!

    P. de V. madrazo

    ResponderEliminar
  2. mientras el mundo espera que caiga
    para poder aplaudirle :-(

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso, como siempre.
    Genial tenerte por aquí de vuelta

    ResponderEliminar