epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

22 de mayo de 2011

Trabajar en domingo



A veces en esta industria de la publicidad, sucede que uno tiene que trabajar en domingo.
Hoy me tocó.
Mientras posteo esto, trabajo en una campaña para vender grifos de baño que cuestan quinientos dólares.
Cuando estas cosas suceden, los dueños de la agencia (tan humanos ellos) nos pagan la comida.
Pedimos China Bistro, bien servido, no tan caro (porque solo nos dan 70 pesos) y con galletita de la suerte de postre.
Me salió esta:


Priceless.

5 comentarios:

  1. Vaya palo tener que trabajar en domingo. Te acompaño en el sentimiento.
    Sorry por no pasarme mucho por aquí, estoy en temporada de exámenes, con lo que ya te imaginarás la de trabajo que tengo.
    Un abrazo, Ánuar, y sigue escribiendo tan bien como hasta ahora.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y el séptimo día?

    ResponderEliminar
  3. Me gusta tu blog, y esta entrada muy sarcástica me gusta, buen día, ;) saludos

    ResponderEliminar
  4. qué correspondencias! yo creo que tienen el costalito de galletas para domingo...

    ResponderEliminar
  5. Hace poco y en una situación parecida, me tocó la misma galleta.

    ResponderEliminar