epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

2 de diciembre de 2010

National anthem




Las notas iniciales pueden ser confundidas con el ruido de ciertas maquinarias, de motores viejos en edificios abandonados o de cañerías. Por eso es muy importante entonar la primera estrofa pensando en la gran teoría de la conspiración, en laboratorios secretos y películas de presidentes asesinados.
La segunda estrofa, una vez que la garganta se ha calentado, es un poco más lenta y uno puede relajarse mientras canta Cause I’m just a teenage dirtbag baby, listen to Iron Maiden baby with me.
Durante el solo de bajo, uno suele sentirse orillado a decir unas palabras a favor de los monos lanzados al espacio. Es importante reprimir este impulso pues como todos sabemos, para todo hay un momento y un lugar, y el himno nacional ciertamente no es música de fondo para tales temas.
También está mal visto no pararse a bailar durante la cuarta estrofa o no levantar un encendedor prendido antes del final.
Al terminar, uno sabe que lo hizo bien si siente que algo ha cambiado en lo profundo, que hay una arruga en el alma que jamás podrá ser planchada.

3 comentarios:

  1. y por favor!!!
    nunca cierres la boca, siempre es grato leer cosas que hacen reflexionar cuando te llegan de alguna manera o bien, simplemente son agradables a la vista y dan ganas de seguir leyendolas.
    gracias por compartir tus episodios psicoticos

    ResponderEliminar
  2. Everyone... everyone around here, everyone is so near, what's going on?
    Everyone... everyone is so near, everyone has got the fear, what's going on?

    P.de.V: fascism

    ResponderEliminar