epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

18 de febrero de 2010

Anti-advertising guerrilla 3




[a mi hija Ariel]
[a los KFGC: and if a double-decker bus craches into us...]

La hija de Z tiene 11 años y quiere ser cantante.
Él chatea con ella mientras el nuevo expone una presentación de power point de noventa y cuatro minutos en la sala de juntas y explica que SU idea simplificaría los costos y tiempos de producción.
A Z el orgullo le hace un nudo en la garganta mientras su hija le muestra con copy/paste la canción que escribió.
El nuevo explica que con esta idea SUYA, la empresa ahorraría mucho dinero.
Z pega la canción en una hoja de word para no perderla.
El nuevo remata diciendo que SU idea es además amigable con el medio ambiente y 100% sustentable.
La hija de Z promete cantar la canción la próxima vez que se vean.
El supervisor de área está muy complacido con la presentación del nuevo. Clava sus ojos de culebra en Z y le pregunta qué opina.
Z no puede responder porque no tiene idea de lo que se ha dicho en toda la junta. Un silencio pesado cae sobre todos los presentes. Z piensa en las capsulas que Batman arrojaba al suelo para después desaparecer en una nube de humo.
Al supervisor de área se le hinchan las venas del cuello, el nuevo sonríe condescendiente y la hija de Z envía un zumbido en el messenger.
Z guarda silencio.
El supervisor de área repite la pregunta y una línea roja se le dibuja entre el cuello y la camisa.
Z no dice nada.
La canción trata de una niña que quiere vivir en una estrella para ver el mundo desde lejos.

3 comentarios:

  1. Au... eso duele...
    Es como en el instituto, los días que no atiendes a clase son siempre los días que te preguntan.

    ResponderEliminar
  2. Esto es magia, es mucho más profundo que el hecho de no atender el trabajo, el dinero, la vida, es atender una voz que apenas vislumbra su felicidad tratando de apreciar la obra de arte desde lejos para no distorsionarla... Muy bueno!!!

    ResponderEliminar
  3. Bien. Uno puede prescindir de un trabajo intrascendente, de una hija no.

    ResponderEliminar