epígrafe

Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio.

–Ángel Ortuño.

1 de septiembre de 2009

El origen de la tormenta: de la vez que Los Kinkín Fonsecas y el Gringo Castro destruyeron una habitación de hotel en Dublín




[Kikín Z apaga el despertador a las 8 y decide dormir otros 15 minutos. Sueña que la mujer con la que sale actualmente, coge con dos hombres frente a él, mientras hablan de cosas triviales.
Z siente la necesidad de hacerles daño a los tres, sobre todo a ella, pero no puede moverse. No puede gritar, su voz sale de la garganta en un tono neutro, afeminado.
No puede cerrar los ojos. Logra despertarse a las 8:04.
Mientras abre las llaves de la regadera, decide no volver a llamar a la mujer del sueño, no volver a dormir 15 minutos más.]

Fragmento del artículo central de la edición de febrero, 2014, de Rolling Stone Magazine.

[…] circulan fuertes rumores sobre la posible desintegración de la internacionalmente famosa banda de post-grunge-progresivo-vegetariano, “Los Kikín Fonsecas y el Gringo Castro”. Fuentes cercanas a la banda sostienen que sus integrantes se han dividido en dos facciones: alcohólicos y drogadictos. Al parecer el conflicto se originó por el descenso al segundo lugar de Billboard 200, de su más reciente álbum, “El almohadón del pumas y otros cuentos”, después de haberse mantenido en el primer puesto durante 741 semanas. Los alcohólicos culpan de esto a los drogadictos, los drogadictos culpan a las mujeres.

[Kikín V piensa que sólo tiene que aguantar hasta que todo termine y se aferra con fuerza al respaldo del asiento. El auto gira por tercera vez y el espacio entre el techo y su cabeza se reduce cinco centímetros. El mundo es una mezcla de amarillos, grises y ocres que colapsan y se mezclan. Maldice el cinturón de seguridad que no se puso, a la mujer que lo convenció de no viajar en autobús, a los imbéciles que salen a carretera sin saber manejar.
Todo se detiene. Kikín V sigue con cada músculo en tensión. Cuando se atreve a abrir los ojos, mira los minúsculos fragmentos de parabrisas que cubren su pantalón de pana. Piensa que parece un pez, piensa en escamas, piensa que se está muriendo, le parece lógico que un pez que está en el interior de una lata de sardinas aboyada en medio de la carretera esté muerto. No se escucha nada. V piensa en Big eyed fish de Dave Mathews. No se escucha nada. Después de un tiempo (V no entiende de tiempos por el momento) voces, sirenas de ambulancia.]

6 comentarios:

  1. Anónimo16:57

    Me gusta cuando escribes y cuando te leo en las madrugadas, donde sabines hace como si él no hubiera escrito esas palabras, para dejarme recordar cuando tú las mencionabas. Recuerdo que recuerdo tu nombre, y otras más que no sé si tu escribiste o fingiste que si, Aire necesito aire que me vuelva a respirar.
    Estaría interesante ir mañana a la condesa

    ResponderEliminar
  2. yo soy el kikin s, el no hizo nada en tu post y me siento decepcionada, y si, tu siempre crees que la culpa la tuvieron las mujeres, por que? parece que en el fondo eres algo ninfomano, quiero saber porque, y quiero, "exijo" una explicación-post como cuando te pregunté sobre los asesinos seriales y porque te interesaban tanto y si te gustaba hacerle promoción al miedo.

    Abrazo :D

    ResponderEliminar
  3. jajajaja puse ninfómano y era misogino!!!

    prfffff

    pero si eres un misógino ninfómano, o no?

    otro abrazo y beso y otro y ya

    ResponderEliminar
  4. a mí me gustó un chingo el epígrafe

    ResponderEliminar
  5. Anónimo14:58

    Hola anuar
    Soy una chica española de 18 años.
    Encontré textos tuyos en la pagina loscuentos.net y desde entonces en buscado informacion tuya en internet.
    Me encantan tus escritos.

    Besos y ya sabes que tienes una fan en el otro lado del Atlántico

    Mari1704

    ResponderEliminar
  6. Anónimo19:25

    Creo que perdesw el tiempo y desperdicias tu talento con estupideces como estas. Burradas las llamaría. Deja de mamonear y ponté a escribir, te falta mucho

    ResponderEliminar